Historia

Era un 29 de diciembre de 1987. Dos hermanas abrieron por primera vez esa mañana las puertas de su local con mucho miedo y mucha ilusión. Era una mañana fría, pero era la época adecuada. No tenían ninguna experiencia, pero sí mucha ilusión, disposición, y ganas. No sabían mucho de comercio, pero sí de tratar a las personas.

Un par de meses antes no tenían empleo, y tampoco grandes perspectivas, así que el anuncio del traspaso de un pequeño local en las Casas Reales de Santiago de Compostela se les presentó como una promesa y una oportunidad. Así, poniendo el poco dinero que tenían, y pidiendo más, pusieron en marcha su pequeño proyecto. Con lo que poco que pudieron reunir contrataron el local, le hicieron una reforma sencilla y consiguieron un único proveedor de la manera más mundana posible, a través de la guía telefónica. Su primer escaparate fue colocado por ellas, por el proveedor (Javier, nunca lo olvidaremos) y su familia. Sin apenas experiencia, se lanzaron. Los principios siempre se componen de pequeños y humildes pasos.

Hoy, casi 25 años después, todo ha cambiado. De no tener experiencia a ser referentes del sector en la ciudad. De tener un único proveedor a ser solicitadas como partners por las principales marcas. De una reforma sencilla a un local y dos escaparates llenos de color, experiencia y modernidad.

Pero la ilusión, la disposición y las ganas siguen siendo las mismas.

Y a todos aquellos que nos habéis acompañado en este camino, muchas gracias.